domingo, 14 de septiembre de 2008

LLUVIA DE GOLES CON BILIC Y KANOUTÉ DE PROTAGONISTAS

En la jornada vibrante ayer de la Liga BBVA asitimos seguramente al mejor partido de la jornada, al menos el de mayor número de goles. Muy pocos equipos serán capaces de marcar tres goles en el Sánchez Pizjuán. Prácticamente ninguno tendrá la ingenuidad necesaria para hacerlo e irse de vacío. El Sporting tuvo ayer dos caras. Talentoso y eficaz en ataque pero blando e inmaduro en defensa. Los errores cometidos, unidos al fallo de la primera jornada ante el Getafe, dejan al equipo en una delicada situación que no hace justicia a sus méritos. Y además la próxima semana reciben a un necesitado FC Barcelona, que deberá ganar sí o sí. La distancia que separa al Sevilla del Sporting es abismal al día de hoy, pero los rojiblancos, que jugaron como un filial, supieron enjugarla a ratos. El equipo promete, pero aún está verde; arriba Diego Castro y Mate Bilic fueron la referencia de los asturianos, y en defensa, el flamante fichaje holándes, Colin, demostró buenas amneras, pero aún debe de mejorar y acoplarse mejor con Jorge, y sobre todo con el portero, Sergio Sánchez, que ayer volvió a las andadas de antaño, cuando realizaba cantadas de gran valor, ayer nada le salió bien, solo unas contadas paradas en el primer cuarto de hora. Y Preciado ya espera ansioso a la recuperación de Cuéllar. El Sevilla le explicó ayer que en Primera se madura a golpes, aunque los andaluces aguantaron su ventaja al final con apuros ante las últimas acometidas del Sporting. Nadie contaba con el Sporting. El sevillismo había acudido en masa para ver a su equipo masacrar a los de Preciado, un grupo recién ascendido con más historia que nombre en Primera. Los jugadores de Jiménez se vieron fuertes ante un rival que les cedió el balón y llegaron a subestimarlo. Ni siquiera el centenar amplio de aficionados asturianos que acompañaron al equipo en su primer desplazamiento parecían creer en el milagro. El primer cuarto de hora les dio la razón. El Sporting salió acogotado por el peso del Pizjuán y el enorme potencial de su adversario. Preciado confirmó la revolución que había insinuado durante la semana. Colin, Carmelo, Maldonado y Bilic completaron un póquer de cambios que, sin embargo, no pareció revitalizar el juego rojiblanco (Demasiado cambio., tras una primera joranda con los hombres de la temporada pasada). El Sporting quiso sin demasiada suerte adelantar la defensa, juntar las líneas y reducir el espacio de juego para que su rival no encontrara camino hacia el área. La fórmula no funcionaba. El equipo salió atenazado y las ocasiones sevillistas se sucedían. La figura de Sergio Sánchez se agigantaba con intervenciones de gran mérito, como en el doble remate a quemarropa que sacó a Fazio y Squillaci en una estrategia mal defendida. Una de tantas. El gol podía llegar en cualquier momento, pero vino donde nadie lo esperaba. A medida que el Sporting se sacudía el miedo iba estirándose. Diego Castro recibió un balón en la izquierda, trazó un slalom de los suyos y lanzó un derechazo que Bilic desvió a gol. Así, sin previo aviso, el Sporting puso patas arriba el Sánchez Pizjuán. Mientras el Sevilla aún se frotaba los ojos, Carmelo justificó su fichaje con una genialidad y una asistencia a Bilic, que hacía el segundo para completar el minuto fantástico del Sporting El croata se lo dedicaba a su mujer, que espera un hijo. Fue una euforia transitoria. Un subidón momentáneo que dejó una resaca terrible. Lejos de enrabietarse, el Sevilla se tomó una pausa para analizar el nuevo escenario del partido. Y lo interpretó a la perfección. Fiel a su estilo, llevó el balón a las bandas, en especial a la derecha, donde Navas le ganó casi todas las batallas a Canella, y en medio con Maresca intentaba hacerse con el mando del encuentro.
El Sevilla necesito de su vendaval particular para voltear la película. Lanzados por un Maresca imperial, los nervionenses se olvidaron de sus problemas en defensa y se prepararon para rescatar el partido. Chevantón acortó distancias un minuto después del segundo de Bilic y el Sporting se echó las manos a la cabeza, atemorizado ante el torbellino que se les venía encima. Se dieron cuenta que en primera no se pueden producir errores de tal calibre. Maresca originó el empate, que materializó Kanouté tras un gran pase del italiano al segundo palo, en el que el de Mali no tuvo que hacer nada, solo esperar a que Sastre, Colin y Sergio fallaran en cadena. Suspiros después, colocó el 3-2 en el marcador, con un excepcional dsiparo desde fuera del área. La zurda de un futbolista, olvidado por momentos sin razones, tuvo parte de la culpa. El '8', eso sí, no pudo arreglar los desaguisados del equipo cerca de Palop cerca del intermedio. Maldonado rompió a David Prieto y Squillaci, en una acción calcada a su error en Santander, mandó al Sporting a los once metros. Grande este gaditano, que ya en su debut con el Betis, le hizo un guinde de tal características a Sarriegui frente al Athletic. Bilic, más que nunca 'Mate', acribilló la red rival y cerró el primer asalto de un duelo que se marchó al descanso con un 3-3. Espero mucho de este croata, fustrado en su época en tierras aragonesas.
En la reanudación, el Sevilla salió muy calmado y con las novedades de Navarro y Romaric por Prieto y Fazio, y la consecuente cambio de posición del argentino Fazio.
Kanouté, en el 59', borró de la memoria sevillista los errores en la zaga. Sergio Sánchez no atajó un zurdazo de Romaric y, con la metralleta preparada, el malí no perdonó. El delantero volvió a demostrar la importancia de su faceta. No hizo un buen partido, pero se fue a casa con dos goles en el bolsillo y con kilómetros bien aprovechados a sus espaldas.
Ahí, con el tanto de Kanouté, se acabó el partido. El Sporting ya no tenía ánimos de remontar, y Preciado se encontraba desesperado en el banquillo, viendo la oportunidad que les había escapado.
El Sevilla, ya con el freno de mano echado, no pagó sus desajustes atrás, y acabó comodamente el encuentro ante algunas ráfagas del Sporting en ataque, tras la entrada de Barral.

En otros encuentros:

Barcelona 1-1 Racing Santander: Leo Messi (p.) y Jonathan Pereira.
Valladolid 2-1 At. Madrid: Vivar Dorado y J. Baraja (p.) - Kun Agüero

Contacto

Para cualquier consulta envíen un correo a: luisrodriguez-crack13@hotmail.com o lapizarradeluis@gmail.com

Follow by Email

Blog en Deporte8.com

Archivo

Blogosfera

Etiquetas

Seguidores

 

La Pizarra de Luis. El fútbol nacional e internacional por Luis Rodríguez del Teso. © Copyright 2009. Todos los derechos reservados.